miércoles, 2 de julio de 2014

Homosexualidad en el Antiguo Egipto

Como ya vimos con anterioridad, la sexualidad en el Egipto Antiguo se vivía de forma bastante natural y abierta, muestra de ello, lo encontramos en sus diferentes expresiones artísticas: papiros, pinturas en tumbas, esculturas, mitología, etc...

Antes de hablar sobre la homosexualidad en el Antiguo Egipto, primero hay que remarcar varias cosas, que aunque parezcan evidentes, no se suelen tener en consideración a la hora de abordar el estudio de la homosexualidad en la antigüedad:

- La primera consideración antes de adentrarnos en este tema, es que cuando hablamos del Antiguo Egipto estamos hablando de un larguísimo período de tiempo que abarca más de 3000 años, por lo que es muy probable que tanto la visión de la sexualidad como la de la homosexualidad sufriese diferentes períodos de mayor y menor tolerancia o represión.

- La segunda consideración es señalar el peligro que tiene extraer de hechos o datos concretos generalizaciones que abarcan la visión de todo un período histórico.

Línea temporal civilización Egipcia y Mesopotámica.


- Por último, mencionar al tema de la homosexualidad femenina, ya que como hemos remarcado en otros artículos, si el tema de la homosexualidad masculina tradicionalmente ha sido relegado, el del lesbianismo simplemente se ha ignorado o invisibilizado, por lo que apenas hay estudios que se acerquen a esta temática, catalogándola simplemente como un tipo de relación antinatura y por lo tanto inexistente y condenable en todas las culturas.

Con todo ello, podemos aventurarnos a decir que la cultura egipcia a pesar de ser una sociedad con escasos tabúes sexuales, todo parece indicar, ante la escasez de fuentes arqueológicas, que la "homosexualidad" no estaba bien vista, al menos de cara al público, aunque parece ser que pudiese estar tolerada de puertas para adentro, ya que no existen condenas o castigos por sodomización.

Dios Fertilidad
Min
Es importante remarcar que todas estas consideraciones las realizamos bajo nuestros conceptos actuales de homosexualidad, ya que es muy probable, que en el antiguo Egipto existiese una imagen de lo homosexualidad similar al de muchas culturas antiguas, donde la práctica activa fuese aceptada, mientras que la práctica pasiva (asociado a lo femenino) fuese despreciada.

Por otro lado, no hay que olvidar, que para las civilizaciones antiguas los principios de fertilidad asociados a la natalidad eran sumamente importantes, ya que eran sociedades con una altísima tasa de mortandad infantil, y donde la infertilidad se veía como uno de los peores males que alguien podía sufrir. Con todo ello podemos deducir que para el buen desarrollo de la sociedad era fundamental el aporte de numerosos hijos, por lo que la homosexualidad podía ser tolerada, pero no aceptada civilmente, ya que restaría capital humano para una sociedad como la Egipcia necesitada siempre de abundante recursos humanos. Así lo recogen algunos de los preceptos morales fechados durante el Reino Antiguo "Es necesario y bueno el enamorarse y casarse con la mujer amada, vivir, honestamente contando con el favor de los dioses y poseer bienes de la familia, que permitiran el disponer de una sepultura digna para la otra vida".

Finalmente, apuntar, que tradicionalmente los estudios históricos relacionados con el sexo siempre han sufrido interpretaciones muy sui géneris, y más aún los de la cultura egipcia donde la interpretación de los símbolos jeroglíficos puede dar lugar a significados muy diversos, así se han encontrado jeroglíficos con menciones a relaciones homoeróticas, que a la hora de su interpretación final han sido muy matizados. También se puede hablar de la ocultación intencionada de determinadas "piezas obscenas" que se esconden en los fondos de museos, muchas de ellas sin ser nunca publicadas o pasando directamente a manos de coleccionistas privados.

Un ejemplo de esto, lo encontramos con las diferentes versiones del famosísimo Capítulo 125 del "Libro de los Muertos", cuando el difunto se presenta ante los dioses y realizaba una "confesión negativa", que abarcaba todo aquello “castigado” o moralmente reprobado por la sociedad egipcia del momento, ofreciéndonos una visión directa de los criterios morales que regían esta cultura.

Así una misma confesión la podemos encontrar traducida con muy diferentes significados:
-No forniqué ni mancillé mi cuerpo.
-No he sido el amante de un chico joven.
-No he tenido sexo con un hombre que se deja penetrar.


Sección del Libro de los Muertos. Tebas,
Dinastía XXI, 1075-945 a.C


Testimonios Mitológicos

La Contienda de Horus y Seth

Los testimonios más claros donde se relata una posible relación homoerótico lo encontramos en mito de la lucha por el poder (y unificación de Egipto) entre Seth y Horus. A pesar de que este mito tiene varias versiones, en todas ellas, se puede encontrar connotaciones de cierta índole homosexual.

En la primera versión de este mito, se narra la lucha entre Seth y Horus (hijo de Osiris), que simboliza la separación de Egipto durante el período predinástico. La mitología cuenta como Seth trató de violar a Horus y ambos transformados en hipopótamos establecieron una encarnizada lucha en aguas del Nilo, en la cual Seth le sacó un ojo a Horus, mientras que Horus le arrancó el pene a Seth. Sólo la intervención del dios de la sabiduría Tot, logra que ambos dioses se reconcilien, logrando la unificación del Alto y Bajo Egipto, fechada alrededor del 3000 a.C.

Se ha buscado en esta lucha sexual y su posterior reconciliación ciertos elementos de carácter homoerótico, aunque tal vez lo único que nos aclare este relato sea la aceptación de la parte activa en las relaciones homosexuales, como situación de poder y dominación.

Horus y Seth, protegiendo al emperador.
Otra versión de esta lucha se remonta a principios del Imperio Medio (2040-1674 a.C.), aunque probablemente con un orígen mucho anterior. En esta nueva versión la contienda se describe de la siguiente manera:

Seth invita a Horus a su casa y Horus con placer acepta la invitación. Al atardecer ambos se acuestan en el mismo lecho y durante la noche, Seth coloca su pene erecto entre los muslos de Horus. Horus cogió el semen de Seth y luego se dirigió a su madre Isis diciéndole que lo ayudara, Isis cortó la mano de su hijo Horus y la mano llena de semen cayó al Nilo. Luego Horus se masturba por admonición de su madre y ella toma el semen de su hijo y lo coloca en una lechuga que es consumida por Seth.

Más tarde, cuando Seth se jactó ante la Enéada (los nueve dioses para juzgar el conflicto) que había hecho el trabajo de un “hombre guerrero” en Horus, es decir que lo había penetrado, Horus se defendió admitiendo lo contrario, que había sido él el que había yacido como “hombre guerrero” sobre Seth, entonces la Enéada gritó en voz alta al semen de Seth para ver donde había fecundado, y de inmediato los bambúes y papiros de las riberas del Nilo contestaron, y cuando llamaron al semen de Horus para ver donde se había fecundado, Seth vomitó el semen de Horus que había tragado en la lechuga
.”

(Simpson, 1973, 131) 



Existen otras versiones de este mismo relato donde el deseo homosexual aparece más claramente expresado, aunque de nuevo en este relato, se puede extraer la conclusión que el ser activo en la relación homosexual era una actitud aceptada, ya que el deseo entre dos hombres se ve con naturalidad por parte de la Enéada, incluso que la masturbación entre hombres no estaba mal considerada.y sólo la acción de ser penetrado era considerada humillante.

Así denominar "hombre guerrero" a la acción de penetrar, puede interpretarse que era una costumbre aceptada sodomizar a los vencidos o esclavos, como símbolo de poder y posesión.

 Testimonios Arqueológicos 


 La Tumba de los Dos Hermanos

Uno de los casos que más polémica ha levantado es La tumba de Manicuro, situada en la zona arqueológica de Saqara a pocos kilómetros de El Cairo, también conocida con el nombre de "Los Dos Hermanos".

Esta tumba sigue estando bajo muy diversas interpretaciones, para algunos es uno de los testimonios más antiguo de una relación homosexual, ya que no es frecuente ver en las tumbas faraónicas muestras de afecto entre hombres; para otros simplemente, es la tumba de dos hermanos gemelos, ya que sus mujeres e hijos están grabados junto a ellos en las imágenes esculpidas en la cripta.

Nianjjnum y Jnumhotep juntando sus narices.

Los protagonistas de esta tumba son Nyankh Khnom y Khom Hotep, los peluqueros y encargados de la manicura del faraón Nyuserra (2500-2350 a.C.), en la tumba existen diferentes escenas donde aparecen ambos personajes: en un banquete, junto a bailarines. músicos y cantantes; en otra se les ve cazando, pescando y supervisando sus preparativos fúnebres; en la mayoría de estas escenas se les ve en actitud "cercana", ya sea abrazados, cogidos de la mano, aunque la que más polémica ha levantado es donde aparecen juntando sus narices, la actitud más íntima permitida por el arte canónico egipcio, aunque rodeados por sus hijos.

Otro dato a favor de una posible relación homoerótica es la relación lingüística entre sus nombres, que aparecen formando un solo jeroglífico en la entrada de la tumba (los egipcios tenían la posibilidad de cambiarse su nombre en determinadas circunstancias). Así sus nombres por separados se han interpretado como Nianjjnum, "unido a la vida" y Jnumhotep como "unido al estado bendito de la muerte", por lo que ambos nombres combinados se leerían "unidos en la vida y en la muerte".

Ostracón

Otra pieza muy discutida que se puede interpretar según el punto de vista que uno adopte, es el Ostracón del British Museum, donde aparecen dos personajes teniendo sexo. El de la derecha es claramente un hombre que está penetrando a un personaje asexuado. El sexo de este personaje pasivo ha sido más discutido, por un lado, se puede defender que se trata de un hombre, ya que porta una peluca y sus pechos apenas aparecen representados; aunque la falta de atributos masculinos, parece indicar claramente que se trata de una mujer, ya que las mujeres con pechos pequeños son bastantes características de la cultura egipcia.

Ostracón con coito anal.

Aunque hay recordar que estas expresiones artísticas son de carácter popular, realizadas por los obreros que participaban en la construcción de alguna gran tumba, por lo que es muy probable que se trate de un simple dibujo de tinte humorístico, donde el autor no ha tenido tiempo o ganas de caracterizar mejor a la figura asexuada.



Testimonios Escritos

Dentro de los testimonios escritos apenas encontramos referencias literarias que se acerquen al tema de la homosexualidad, sólo un par de textos fechados en el Imperio Medio (2000-1700 a.C.) aluden a este tema:

El más famoso es El demandande de Menfis, conservado sólo parcialmente, que narra la historia del rey Neferkara, (Pepi II de la VI dinastía) el cual iba todas las noches a escondidas a casa del general Sasenet, tirándole una piedrecilla para que el general saliese por una escalera, tras lo cual «su Majestad hacía lo que quería». No se conserva más de la historia, aunque el texto parece albergar una crítica hacia la actitud del rey, aunque no sabemos bien si es por su condición sexual o por ser este un mal gobernante, que se deja arrastrar por sus pasiones.

En el Libro de los Muertos también existe un fragmento que se ha interpretado como una condena a la homosexualidad "no yazcas con un yacedor", pero su traducción es demasiado ambigua como para considerarla una condena en firme hacia la homosexualidad.

También en las llamadas Instrucciones de Ptahhotep, pertenecientes al Papiro Prisse, una colección de proverbios morales de un administrador egipcio de la V dinastía (2500-2300 a.C.) vemos una condena a las prácticas homosexuales:

No debes consumar el coito con un muchacho como si fuese una mujer, porque tú puedes distinguir aquello que está prohibido y es malo aquello que hace bien a tu corazón. No hay verdadera satisfacción en aquello que desea su cuerpo, y por eso no se debe pasar la noche haciendo cosas prohibidas sólo porque encuentre satisfacción, si para ello antes ha quebrantado su corazón.

Papiro Prisse, uno de los textos más antiguos
conservados en papiro.


Insulto en Jeroglífico
Otra posible pista sobre la consideración negativa de la homosexualidad es la palabra "Jem hm", utilizada en los textos como insulto para difamar a alguien. Se ha traducido generalmente como "marica" o "cobarde", ya que el empleo del símbolo del falo le da una clara connotación sexual a la palabra.



Egipto Helénico

En época alejandrina, estando Egipto bajo influencia griega, las referencias de carácter homosexual son mucho más habituales, una de las más curiosas la encontramos en una de las ciudades egipcias más importantes en época helénica, Oxirrinco.

A finales del S.XIX, dos británicos Grenfell y Hunt, apasionados por la arqueología  y procedentes de la Queen's College de Oxford hallaron bajo unos montículos de arena en la localidad de Oxyrhynchus una de las mayores colecciones de papiros egipcios de época helénica, el valor de este tesoro es incalculable. La temática de estos papiros es muy variada: fragmentos de comedias griegas, textos mitológicos, filosóficos, astronómicos, magia, música, textos cristianos, ...

Estos textos, conocidos como 'Los Papiros Oxyrhynchus' están datados entre los siglos I al VI d.C. El que nos interesa a nosotros es un texto donde se puede leer una amenaza de carácter homoerótico, acompañada de un dibujo de un ano y un pene. El texto dice así:

    "Declaran Apión y Epimas a Epafrodito, el queridísimo, que si nos permites sodomizarte, también tú lo pasarás bien, y que no te zurraremos si nos permites sodomizarte. Que sigas bien, que sigas bien."

Papiro homoerótico de Oxyrhynchus


Egipto bajo dominación Romana

Adriano y Antínoo

Antínoo como Osiris.
Museo del Louvre
Dentro de la época del Egipto romano podemos destacar la relación homosexual entre el emperador Adriano y su joven amante Antínoo, ya que tras la extraña muerte del bello efebo ahogado en las aguas del Nilo, se produjo un hecho bastante insólito.

La soledad y tristeza de Adriano fue tan grande que impulsó todo un programa iconográfico alrededor de la figura de su amante: construcciones de templos, esculturas, acuñación de monedas con su rostro, hasta llegar al punto de su divinización y la fundación de la ciudad de Antinoópolis en el lugar donde había fallecido. Por lo que el joven amate recibió durante todo el reinado de Adriano culto, sobre todo en Oriente y Egipto asociado a las figuras de Dionisos u Osiris.


Los amantes de Antinoópolis

Seguramente, y gracias al amor de Adriano y Antínoo, se ha podido documentar la existencia de otra pareja homosexual en el Egipto Romano. En la ciudad fundada en su honor, Antinoópolis, en las excavaciones realizadas a principios del siglo XX por John Albert Gayyet, apareció un tondo funerario, pintado sobre madera, de gran realismo, que seguramente represente a dos amantes enterrados conjuntamente. Aunque la historiografía tradicional los identificaba también como hermanos, pese a su escaso, o más bien, nulo parecido, (comprobamos de nuevo como ante cualquier sospecha de homoerotismo rápidamente se buscaba un parentesco) todo parece indicar, que se trata de una pareja de amantes, ya que detrás del hombre de la izquierda aparece una representación del dios Antínoo-Osiris.

Los Amantes de Antinoopolis (130 - 140 AC).
Museo Egipcio del Cairo.


Para acabar añadiremos que con toda probabilidad las producciones artísticas con carga erótica o sexual fuesen mucho más abundantes de las que nos han llegado a la actualidad, ya que la mayoría habrían sido destruidas a lo largo de diferentes épocas, muchas de ellas en plena época contemporánea. Por lo que las pocas que conservamos, como el Papiro Erótico de Turín o algunas tablas de arcillas con grabados eróticos, nos han llegado con algo de suerte, ya que también estuvieron apunto de ser destruidas en el momento de su descubrimiento. A todo esto tenemos que sumar que aquellas representaciones con escenas eróticas de componente homoerótico suelen ser las primeras en ser destruidas, ya que supone que transmiten unos "valores negativos" de las civilizaciones antiguas.


Bibliografía

 Simpson, William Kelly, ed., Literature of Ancient Egypt: An Anthrology of Stories, Instructions, and Poetry, 2nd. 1973.

 http://www.egiptoantiguo.org/

 http://www.egiptologia.com/

http://epistle.us/hbarticles/ancientegypt1.html

 http://homocronicas.blogspot.com.es/2010/08/caprichos-de-faraon.html



3 comentarios:

  1. que quieres decir con "relegado", esta en la tercera consideración, homosexualidad femenina

    ResponderEliminar